Conecta con nosotros

Información General

La lucha contra el consumo problemático de alcohol

Se estima que en la Argentina cerca de 8000 personas mueren cada año por enfermedades vinculadas con el consumo problemático de alcohol, según la Fundación Interamericana del Corazón.

 

Además de ser uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades no transmisibles, está asociado con muertes y discapacidad por siniestros viales, lesiones intencionales y no intencionales, violencia y al padecimiento de enfermedades infecciosas.

 

Según la Organización Mundial de la Salud, el 5,9 por ciento de las muertes que se producen en el mundo y el 5,1 por ciento de la carga de enfermedades y lesiones son atribuibles al consumo desmedido de alcohol, siendo a nivel global la principal causa de muerte en la población de entre 15 y 49 años.

 

Diversos estudios realizados en nuestro país revelaron que entre los argentinos la edad de inicio al consumo de alcohol es a los 14 años. El dato es, por cierto, muy preocupante ya que estos malos hábitos en la adolescencia afectan el crecimiento, la nutrición y el desarrollo de la personalidad. Además, modifica el ánimo, la memoria, el pensamiento, las sensaciones y la voluntad.

 

Si bien la ley prohíbe la venta de alcohol a menores de 18 años, lamentablemente no todos respetan esa restricción. Hace poco la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), alertó sobre este problema, señalando que la adolescencia es una etapa de experimentación, de sensación de omnipotencia, de búsqueda del riesgo y de cuestionamiento de las normas.

 

En ese contexto -advierte la entidad- el alcohol es la droga de más fácil acceso para niños y adolescentes, mientras que la percepción de riesgo asociado al consumo de alcohol es la más baja entre todas las sustancias adictivas.

 

En realidad, no existe un límite seguro de consumo de alcohol. Sobre ese tema, los expertos de la OMS observan que, más allá de las consecuencias sanitarias, la ingesta desmedida de alcohol provoca pérdidas sociales y económicas importantes, tanto para las personas como para la sociedad en su conjunto.

 

Los menores de 18 años no deben tener acceso a este tipo de bebidas, ya que su consumo afecta al sistema nervioso central y, como se sabe, el organismo de los menores no está preparado para metabolizar el alcohol.

 

La Fundación Interamericana del Corazón, a su vez, señala que las personas que beben con frecuencia durante la adolescencia tienen mayor propensión a consumir alcohol con un patrón de riesgo y son más vulnerables al consumo de alcohol y a sus efectos que las personas adultas.

 

En este sentido, observa la entidad, se ha detectado que quienes comienzan a beber antes de los 15 años de edad tienen cuatro veces más probabilidades de convertirse en dependientes del alcohol, y casi siete veces más probabilidades de sufrir lesiones en un accidente de vehículo o una pelea física.

 

Distintos estudios revelan, además, que existe una estrecha relación entre la edad de inicio al consumo de alcohol y la probabilidad de ser diagnosticado con abuso y dependencia hacia el alcohol: cuanto más temprano se empieza a beber, mayor es la posibilidad de que haya abuso y dependencia en la vida adulta.

 

Está comprobado que el consumo problemático en adolescentes incrementa en forma notable las probabilidades de sufrir en la etapa adulta algunas enfermedades como cirrosis hepática, o provocar hipertensión arterial, afecciones cardíacas, gastritis y frecuentes trastornos de la memoria.

 

Por eso es necesario que se realicen controles efectivos para asegurar que se cumplan las normas que establecen taxativamente la prohibición de venta de bebidas alcohólicas a menores de edad, y sancionar a quienes violan estas leyes vigentes.

 

La lucha contra el consumo problemático de alcohol debe sumar el compromiso de todos los sectores de la comunidad.

 

También es importante que se prohíba la publicidad, promoción y patrocinio de estos productos en actividades realizadas por jóvenes y menores de edad; y que se siga generando conciencia en la población sobre los riesgos y consecuencias derivados del abuso de este tipo de bebidas.

Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desde Formosa vende sus servicios a China y el mundo

Economía

Las ventas en los Super del NEA cayó hasta 6%

Economía

Río Paraguay a centímetros de repetir descenso histórico

Economía

Nadie ama lo que no conoce, hoy las meliponas o rubita

Ambiente

Redes Sociales
Inscríbase al boletín