Conecta con nosotros

Política

PARA APLAUDIR DE PIE. El presidente Italiano se vacuno como uno más

Con una reserva, después de hacer trámites burocráticos y de esperar entre la gente, el presidente italiano, Sergio Mattarella, fue vacunado en el hospital Spallanzani de Roma siguiendo los procedimientos y tiempos previstos para cada ciudadano.

 

Sólo una indiscreción rompió la absoluta confidencialidad que el Quirinal había querido mantener sobre el paso por el Instituto Spallanzani que se realizó en pleno cumplimiento de la normativa vigente, según explicó el director médico, Francesco Vaia, quien dio la bienvenida al presidente para la primera dosis de la vacuna anti-Covid.

 

“Una vez más – contó Vaia – demostró ser un gran presidente. Vino a nosotros como un ciudadano normal, lo hizo en el camino que todo el mundo toma normalmente. Se dio la vacuna, permaneció 15 minutos bajo observación y luego se fue. Como todos”.

 

“No se saltó ningún trámite: desde la reserva tras la firma del consentimiento informado, historial médico, vacunación y observación”, aseguró. Por lo tanto, un recorrido de vacunación normal, pero lejos de los reflectores, sin énfasis mediático, fiel al estilo de Mattarella.

 

No se permitían fotos con los brazos al descubierto durante la inoculación (como lo hicieron varios líderes en otros partes del mundo), sino sólo una imagen difundida por el Quirinale que lo retrata sentado en el centro de vacunas, con las piernas cruzadas, esperando con el barbijo.

 

“Esta mañana el presidente Mattarella, cuando llegó su turno, se dio la vacuna anti-Covid en Spallanzani junto con muchos de nuestros conciudadanos. Una fuerte imagen de deseo de normalidad, de vida, para Italia”, comentó el presidente de la región de Lacio, Nicola Zingaretti, interpretando el sentimiento generalizado de la política que agradeció unánimemente la elección del líder del Estado.

 

Mattarella no eludió ningún paso, esperó su turno y se dirigió a un centro autorizado para aplicarse la vacuna que siempre ha considerado indispensable.

 

“Vacunarse es una elección de responsabilidad, un deber”, supo decir el presidente. Ya a fines del año pasado hizo saber que ciertamente lo haría “lo antes posible”.

 

El presidente recibió una dosis de la vacuna Moderna, como lo requiere el protocolo del Spallanzani para personas de su edad.

Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desde Formosa vende sus servicios a China y el mundo

Economía

Habilitan inscripción para postulantes de módulos habitacionales

Política

Las ventas en los Super del NEA cayó hasta 6%

Economía

Nadie ama lo que no conoce, hoy las meliponas o rubita

Ambiente

Redes Sociales
Inscríbase al boletín